Enlaces de accesibilidad

Delegados hispanos confían en victoria demócrata


Hispanos en Charlotte

Los delegados hispanos que asisten a la convención demócrata parecen convencidos de que la suerte está echada. Y es posible que no les falten razones.

Parodiando la consigna del estratega de Bill Clinton en las elecciones presidenciales de 1992, James Carville, "es la economía estúpido", uno podría plantear que en esta ocasión "es la demografía estúpido".

La senadora demócrata del Estado de Illinois, Isis Martínez lo tiene claro: "somos más de 50 millones y el número de jóvenes hispanos en edad de votar aumenta en grandes cantidades mensualmente". Por ejemplo, el diario The Wall Street Journal señala que Obama obtuvo 14,177 votos hispanos en las elecciones del 2008 en Carolina del Norte, mientras que ahora el número de hispanos con derecho al voto en ese Estado asciende a 193,487.

Pero no son los demócratas los únicos que se percatan de esta realidad, el ex gobernador de Florida, Jeb Bush, advirtió a los republicanos hace largo tiempo sobre las consecuencias de ignorar el voto hispano, error en el que no ha incurrido el presidente Barack Obama. El inquilino de la Casa Blanca ha procurado ayudar a evitar la deportación de jóvenes hispanos y fomentar la educación superior y el cuidado de la salud entre las comunidades latinas de Estados Unidos.

Por paradójico que parezca, esto quizá explica por qué un porcentaje substancial de hispanos haya manifestado que votará por Obama a pesar del alto índice de desempleo que los perjudica. Sin duda, la campaña política del primer mandatario ha prestado especial atención a la nueva realidad demográfica de Estados Unidos.

Kenneth D. McClintock, Secretario de Estado de Puerto Rico, me dijo que Obama era el mejor presidente que había tenido la isla. Obama fue el primer mandatario estadounidense en visitar Puerto Rico en cincuenta años, nombró a la puertorriqueña Sonia Sotomayor a la Corte Suprema de justicia e incluyó a Puerto Rico en la reforma de salud, casi en pie de igualdad. Sin embargo, por más prometedores que sean los pronósticos hay que esperar a que se cuenten los votos.

Los republicanos cuentan en sus filas con algunas figuras prometedoras como el senador Marco Rubio de la Florida, la gobernadora Susana Martínez de Nuevo México y el candidato a senador por Texas, Ted Cruz. De modo que cuando los delegados hispanos del caucus demócrata proclaman que "el futuro es nuestro" no están haciendo otra cosa que parodiar la famosa frase de Carville: "es la demografía estúpido". El partido del elefante parece estar tomando nota, pero todo parece indicar que en lo relacionado con el voto hispano, para los republicanos el futuro parece más brillante que el presente.

Comité de delegados hispanos acuerdan movilizar a votantes para lograr reelección de Obama
please wait

No media source currently available

0:00 0:02:10 0:00

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG