Enlaces de accesibilidad

Romney presenta su plan presidencial en Tampa


Mitt Romney (d), y Paul Ryan (i), saludan a los delegados junto a sus esposas, Ann Romney (2 d) y Janna Ryan (2 i).

Copiando la pregunta de Ronald Reagan en 1980, de si a la gente le va mejor ahora que hace 4 años, respondió el mismo diciendo que no.

Con una mención a Cuba en las primeras fases de su discurso, el ex gobernador de Massachussetts aceptó este jueves la candidatura de su partido republicano para la presidencia de Estados Unidos.

Romney habló después de que lo presentara el senador de la Florida Marco Rubio, de origen cubano, habló inmediatamente de las dificultades económicas por las que atraviesa el país y dijo que le habría gustado que el presidente Obama hubiera tenido éxito en sus esfuerzos por enderezar la economía, porque ama a Estados Unidos y desea que el país funcione bien.

Romney recordó los valores tan extendidos entre los norteamericanos durante generaciones, de que todo era posible si alguien o el país se lo proponía seriamente y habló de su historia familiar, de como sus padres llegaron desde México como refugiados, se instalaron en el estado de Michigan, del que su padre acabó siendo el gobernador.

Habló también de su fe religiosa, como mormón, poco frecuente en Michigan, pero no se sintieron extraños y, en una referencia a sus creencias, dijo que lo mejor para cualquier niño es ir a dormir cada día arropado por el amor de su familia y el de Dios.

Romney, al que le han criticado por su frialdad, que ven como un punto negativo para su elección, emocionó al público al explicar cómo su padre compraba cada día una rosa, que ponía en la mesita de noche del dormitorio matrimonial y, cuando murió, su madre comprendió que algo malo pasaba porque faltaba una rosa fresca.

El público se levantó a aplaudirlo entusiasmado cuando dijo que había aprendido de sus padres que las mujeres tienen una misión más valiosa que los hombres en la educación de sus hijos, rindió un homenaje a sus esposa de quien dijo que tiene una capacidad extraordinaria y también recordó que, como gobernador de Massachussetts, nombré a muchas mujeres a cargos directivos y celebró que esta convención estuviera también llena de mujeres en altos cargos, como la gobernadora de Nuevo México.

Compensó la imagen de empresario y economista, al insistir en que la fuerza del país está en sus comunidades vecinales y religiosas.

A los 20 minutos de su discurso, tuvo la primera crítica contra el presidente Obama, con una pregunta retórica, de si los asistentes que habían acogido con entusiasmo a Obama hace cuatro años, tienen hoy los mismos sentimientos positivos. Lamentó que la campaña del presidente Obama se centra en atacar el éxito y dijo que los nortemaericanos no se avergüenzan de tener éxito sino que lo celebran.

Romney pasó luego a explicar su historia empresarial y cómo su gestión le ha preparado para ser presidente en un momento de crisis económica, a diferencia de Obama que nunca tuvo experiencia en este terreno. Habló de la empresa Bein Capital, que fundó junto con varios socios e inversores, y que al cabo de los años se ha convertido en un gran éxito pues ha salvado de la ruina a muchos otros o fundó nuevos negocios, como una industria siderúrgica.

Copiando la pregunta de Ronald Reagan en 1980, de si a la gente le va mejor ahora que hace 4 años, respondió él mismo diciendo que no, y en esto la presidencia de Obama comparte este mal resultado únicamente con un presidente, Jimmy Carter, derrotado por Reagan. Repasó las cifras que muestran un aumento en el costo de la vida, reducción en los ingresos personales y pérdida de empleos y advirtió que, de seguir Obama en el poder, el futuro será peor que el pasado.

Prometió crear 12 millones de puestos de trabajo con un programa de 5 puntos que empieza por la independencia energética de EE.UU en el año 2020, mejorar la educación profesional para responder a los desafíos económicos, establecer un sistema equitativo de comercio internacional y además asegurar a todos los empresarios que sus inversiones estén protegidas por un presupuesto equilibrado que reduciría los impuestos y los gravámenes a las empresas, entre ellos la ley de reforma sanitaria impulsada por el presidente Obama.

Agregó que no aumentará los impuestos a la clase media como hace Obama. Insisitó en que respetará la vida nueva y el matrimonio tradicional y garantizará la libertad religiosa. Con un gesto irónico dijo que el actual presidente prometió controlar los oceános y curar al planeta pero que a diferencia él promete curar a las familias nortemaericanas.

Obama comenzó su presidencia con un viaje para pedir perdón por la opresión que EE.UU ha llevado a otros países, lo que Romney considera un error pues considera que en realidad les ha librado de la dictadura.

El candidato republicano reconoció el logro de esta administración en acabar con Osama bin Laden, pero dijo que Estados Unidos es menos seguro por sus concesiones a Irán, Rusia y a dictaduras como Cuba.

Terminó refiriéndose al ideal común que han tenido los norteamericanos a lo largo de su historia y convocó a los asistentes, y a través de la televisión a todo el país, a un nuevo futuro.

XS
SM
MD
LG