Enlaces de accesibilidad

Se aproxima el descenso de sonda de la NASA en Marte


Imagen del planeta Marte. EFE/IAC/Casado y Serra-Ricart

Horas antes del aterrizaje previsto a las 0531 GMT del lunes, Curiosity seguía su trayecto sin inconvenientes camino de la tenue atmósfera marciana.

Cada vez más cerca de Marte, la sonda interplanetaria se aprestaba a iniciar la parte más
riesgosa de su misión: penetrar la atmósfera marciana y depositarse sobre la superficie del planeta rojo.

Este domingo por la noche la sonda Curiosity se someterá a la rutina calificada como "siete minutos de terror" que, si todo sale bien, termina cuando se desprenden los cables que depositarán la sonda suavemente dentro de un enorme cráter.

Horas antes del aterrizaje previsto a las 0531 GMT del lunes, Curiosity seguía su trayecto sin inconvenientes camino de la tenue atmósfera marciana.

"Ahora todo está saliendo bien", afirmó Allen Chen, ingeniero en el Laboratorio de Propulsión a chorro de la NASA, que opera la misión de 2.500 millones de dólares.

Uno de los científicos que comprende bien la ansiedad que reina en esta etapa decisiva de la misión es Steve Squyres, de la Universidad Cornell, que dirigió la última misión exitosa de los exploradores marcianos en el 2004.

Esta vez, Squyres desempeña un papel de apoyo y se proponía observar el aterrizaje junto con otros investigadores.

El intento es especialmente riesgoso porque la NASA pone a prueba una nueva técnica de descenso. También se intensifican las presiones porque los problemas presupuestarios obligaron a la NASA a modificar el proyecto.
XS
SM
MD
LG