lunes, julio 28, 2014, 6:20 am

El Mundo

Evangelii Gaudium: la nueva encíclica papal

Papa Franciso, en este nueva Exhortación Apostólica, La Alegría del Evangelio, pide una Iglesia abierta y misionera y vuelta a la esencia del Evangelio.

Papa Francisco (d) pronunciando unas palabras durante una audiencia privada con los componentes de las selecciones de rugby de Argentina e Italia, en El Vaticano.
Papa Francisco (d) pronunciando unas palabras durante una audiencia privada con los componentes de las selecciones de rugby de Argentina e Italia, en El Vaticano.
Agencias
Una Iglesia abierta y misionera, una renovación espiritual y estructural de la misma y el regreso a la esencia del Evangelio, son los ejes de la Exhortación Apostólica, titulada "Evangelii Gaudium" (La Alegría del Evangelio) escrita por el papa Francisco y publicada hoy. 

Un documento de 142 páginas es el primer texto de envergadura del pontificado de Francisco en el que el papa describe la Hoja de Ruta de lo que desea que sea la Iglesia Católica. A las 12.00 horas (11.00 GMT) se hizo público el texto dirigido a
sacerdotes, religiosos y laicos tras los trabajos del Sínodo de Obispos, celebrado del 7 al 28 de octubre de 2012, dedicado a la "Nueva evangelización para la transmisión de la fe".

En el centro de la Exhortación está la vuelta a lo esencial del Evangelio, a la misericordia y la "revolución de la ternura" de Jesús; una Iglesia que no se pone en el centro pero coloca en el centro a Cristo y está dirigida a la periferia "geográfica y existencial", a los más alejados y a los más pobres.

Un documento en el que el papa apunta a "una conversión del papado" para perfeccionar el ejercicio de su ministerio, al igual que las estructuras centrales de la Iglesia para que sean "más misioneras" y "más creativas" para que, añadió: "No encerremos a Jesucristo en nuestros esquemas aburridos". Bergoglio no quiere una Iglesia centralista y pide más coraje a las conferencias episcopales.

Una Iglesia que Francisco prefiere "accidentada y herida por salir a la calle que a una enferma por el encierro y aferrada a sus comodidades". Pide el pontífice que la Iglesia tenga "los templos con las puertas abiertas" en todas partes para que el que busca a Dios no se encuentre "con la frialdad de las puertas cerradas".

Sostiene además Bergoglio que "la Eucaristía no es un premio para los perfectos sino un generoso remedio y un alimento para los débiles, para que los que busquen a  Jesús lo encuentren", en eferencia a los divorciados casados. Francisco critica sin ambages a la Iglesia mundana que vive para sí misma, "oscura", fiel a cierto estilo católico del pasado, que se siente superior a otros "sin preocuparles que el Evangelio tenga una real inserción en las necesidades de la gente".

Y hace un llamamiento para el cese de las guerras internas en la comunidad eclesial: "¿A quien vamos a evangelizar con esos comportamientos?". Aclara determinante que la Iglesia no cambiará su postura respecto al aborto y subraya que "no es  progresista pretender resolver los problemas eliminando una vida humana".

"La Iglesia -mantiene el papa- quiere cuidar con predilección a los niños por nacer, que son los más indefensos e inocentes de todos, a quienes hoy se les quiere negar su dignidad humana (..) promoviendo legislaciones para que nadie pueda impedirlo".  También alude a la familia para la que "el matrimonio es una aportación a la sociedad", aunque en estos momentos "atraviesa una crisis cultural profunda".

Y habla de los pobres: "Para la Iglesia la opción de los pobres es una categoría teológica, antes que sociológica". "Por eso quiero una Iglesia pobre para los pobres. Ellos tienen mucho que enseñarnos" y aseveró que "mientras no se resuelvan radicalmente los problemas de los pobres, no se resolverán los problemas del mundo".

Denuncia duramente el papa el actual sistema económico que considera no sólo "injusto en su raíz" sino que "mata" porque predomina la ley del más fuerte. El Obispo de Roma se rebela porque "no sea noticia que muera de frío un anciano en la calle y que sí lo sea una caída de dos puntos en la bolsa". El documento del papa argentino rezuma energía, apuesta fuerte por el ecumenismo y asegura que "el verdadero islam y una adecuada interpretación del Corán se oponen a toda violencia" y pide humildemente el cese de la persecución de los cristianos.

Dirige una mirada "muy especial" al pueblo judío: "El diálogo y la amistad con los hijos de Israel son parte de la vida" de los católicos pues "los hijos de Israel son parte de la vida de los discípulos de Jesús".
Este foro se ha cerrado
Comentarios
     
No hay comentarios en este foro. Anímese a escribir el primero.

Libertad de Prensa