lunes, noviembre 24, 2014, 8:41 pm

¿Una tercera generación dispuesta al sacrificio?

¿Es posible repetir la fórmula con la cual el experimento del socialismo cubano ha subsistido desde 1959?

x

Aunque en Cuba no existen los estadios para las carreras de perros en los que se utiliza una liebre eléctrica como estímulo, todos saben de lo que les estoy hablando porque alguna vez lo habrán visto en el cine. Traigan esa escena a sus mentes y pásenla en cámara lenta pues de ahí sacaremos importantes lecciones sobre lo que ha sido la realidad de la Isla desde hace más de cincuenta años.

Según coinciden varios estudios de antropología una generación transcurre cada veinticinco, de ahí que el “fenómeno de la liebre” tenga extenuada a dos generaciones completas mientras pretende engañar a una tercera con el mismo bocadillo.

Exigir un sacrificio por un premio prolongado y en abstracto es la fórmula con la cual el experimento del Socialismo cubano ha subsistido gracias al adoctrinamiento mediante la repetición constante y la oscuridad de la historia después de 1959. Las falsas promesas abundan por doquier desde el inicio y las victimas cuando vienen a darse cuenta que las timaron ya se sientes viejas y cansadas.

¿Acaso hay que ser tan inteligente para darse cuenta que  juegan con lo más valioso de nuestra existencia que es el tiempo? Fíjense como no se produce ningún cambio importante en la Isla a no ser en la forma del discurso y solo para poner un ejemplo: ¿qué tanto tienen que analizar para despojarse del derecho de poseer la libertad individual con el permiso de salida?

Hasta hoy todo ha sido una ganancia de tiempo, un entretenimiento para los que a punto de estallar solo encuentran de nuevo idénticas promesas con nuevos disfraces: “Necesitamos tantos años para hacer esto o aquello. Sacrifíquense que ahora sí- han dicho siempre y llegado el tiempo prometido se pasa al análisis de por qué no pudo cumplirse, se encuentra un culpable y de nuevo con la misma palabrería.

¿Por qué sucede esto en Cuba si en el resto del mundo los presidentes solo tienen cuatro años para instrumentar sus políticas?

Pavlov, el célebre científico ruso, se hubiese quedado admirado de cómo su experimento para lograr los reflejos condicionados en los perros han sido extendidos a las sociedades. Antes de darle la comida siempre tocaban una campana y después ya solo con el sonido de esta los animales comenzaban a salivar sin ver la comida.

Se ha engañado a la primera y segunda generaciones de cubanos… ¿Existirá una tercera que esté dispuesta a seguir la liebre viendo el resultado de sus antecesores?

Este foro se ha cerrado
Comentarios
     
No hay comentarios en este foro. Anímese a escribir el primero.