viernes, octubre 31, 2014, 6:40 am

Raúl Castro y la incertidumbre de la CELAC

Creada con el objetivo de reemplazar a la Organización de Estados Americanos (OEA), dejando fuera a Estados Unidos y Canadá, la CELAC no ha podido consolidarse como un bloque funcional

El presidente de Chile, Sebastián Piñera (c d), conversa con Raúl Castro (c i), en la sesión plenaria de la cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), en Santiago de Chile.
El presidente de Chile, Sebastián Piñera (c d), conversa con Raúl Castro (c i), en la sesión plenaria de la cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), en Santiago de Chile.

Artículos relacionados

El gobernante cubano Raúl Castro no pudo evitar hacer referencia en la cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) al más de medio siglo que el castrismo lleva en el poder.

"No se preocupen, que yo solamente voy a estar un año", dijo el general de 81 años al asumir la presidencia temporal de la primera cumbre de la CELAC, clausurada el lunes en Santiago de Chile.

La afirmación, hecha en tono de broma, refleja las críticas que ha recibido la flamante organización regional por entregar la presidencia de su segundo año de existencia a un gobernante que no ha sido electo democráticamente, en elecciones de un solo partido, y sin oponentes.

"Cuestra tomar en serio a una asociación de Estados regional, presidida por Cuba", afirmó a medios internacionales de prensa, José Miguel Vivanco, director de la división América de Human Rights Watch.

La CELAC nació en Caracas a fines de 2011, auspiciada por el presidente venezolano Hugo Chávez, y la presidencia de Raúl Castro no es la única señal que provoca inquietud sobre la seriedad de la organización.

Creada con el objetivo de reemplazar a la Organización de Estados Americanos (OEA), dejando fuera a Estados Unidos y Canadá, la CELAC no ha podido consolidarse como un bloque funcional. Todavía no tiene presupuesto, ni sede oficial, y sus 33 miembros tienen intereses ideológicos diversos y en ocasiones contrapuestos.

Sin embargo, en la declaración final de la cumbre de Santiago de Chile, los mandatarios afirmaron "que la puesta en funcionamiento de la Celac constituye un hito en la historia de América Latina y el Caribe", porque el organismo regional es "un mecanismo de diálogo y concertación que se va conformando como un foro y actor político".

"El futuro de la CELAC como bloque en un continente tan dinámico es una incógnita", afirmó este martes el diario español El País, que señaló en su editorial que el futuro del organismo regional "dependerá de si se logra una visión supranacional que minimice las pulsiones nacionalistas".

"Y de si la desafortunada designación como segundo presidente —por turno y por un año— del único líder no electo, Raúl Castro, diluye o no la apuesta democratizadora e integradora que estuvo en su nacimiento", subrayó El País.

Para la presidenta argentina Cristina Fernández, "que Cuba asuma la presidencia de la CELAC marca todo un cambio de época", y calificó de "simbólico" el traspaso de mando del presidente chileno Sebastián Piñera a Raúl Castro.

La presidencia de la CELAC podría contribuir a mejorar la imagen internacional de Cuba y su papel en la diplomacia regional, pero no es la primera vez que La Habana disfruta de esa posibilidad.

En noviembre de 1999 La Habana fue la sede de la IX Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y Gobierno y a la capital cubana viajaron la mayoría de los mandatarios de la región, incluido el Rey de España.

Algunos presidentes latinoamericanos aprovecharon esa oportunidad para reunirse con dirigentes de la oposición interna, pero a pesar del éxito diplomático del encuentro, el régimen castrista no dio señales de moderación ni de mayores libertades políticas.

El año próximo los 33 mandatarios que integran la CELAC tendrán que viajar a La Habana para una nueva ceremonia de traspaso presidencial. Será una posibilidad de conocer cuánto y cómo habrá cambiado la relación de los dirigentes de la región con la oposición interna en la isla.

Pablo Alfonso/ martinoticias.com

palfonso+bbg.gov

Ciego de Ávila, Cuba. En 1971 fue condenado a 20 años de cárcel por dirigir junto a otros jóvenes de procedencia cristiana un movimiento opositor contra el régimen de Fidel Castro. Indultado en 1979, viajó a Miami donde todavía reside. Es autor del blog El Timbeke.
Las columnas de Pablo Alfonso
Este foro se ha cerrado
Comentarios
     
No hay comentarios en este foro. Anímese a escribir el primero.