miércoles, noviembre 26, 2014, 11:08 am

Opiniones

La doble victoria de Obama

Lo que se conoce como abismo fiscal empezaría el 1 de enero, cuando expiran los recortes a los tipos de impuestos aplicados a la mayoría de los norteamericanos y se aplican recortes generalizados en el gasto público

epa02638708 Speaker of the House John Boehner (R - OH) and US President Barack Obama (R) leave the US Capitol after a St. Patrick's Day luncheon in Washington, DC, USA, 17 March 2011. Obama will visit Ireland in May as part of a European trip. EPA/Olivier
epa02638708 Speaker of the House John Boehner (R - OH) and US President Barack Obama (R) leave the US Capitol after a St. Patrick's Day luncheon in Washington, DC, USA, 17 March 2011. Obama will visit Ireland in May as part of a European trip. EPA/Olivier
Washington - Después de casi dos meses de negociaciones, Estados Unidos sigue al borde del abismo fiscal pero es muy probable que loc consiga evitar en el último momento según una fórmula que representará una doble victoria de Obama: no solo conseguiría la fórmula que él abogó desde un principio, sino que parece haber logra o una profunda escisión en eo seno del Partido Republicano, lo que le permite debilitar a su principal rival político.

Lo que se conoce como abismo fiscal empezaría el 1 de enero, cuando expiran los recortes a los tipos de impuestos aplicados a la mayoría de los norteamericanos y se aplican recortes generalizados en el gasto público Los economistas temen que la combinación de ambas medidas, que representan unos 600 mil millones de dólares, provoquen una fuerte recesión económica, no solo en Estados Uidos, sino también en el resto del mundo.

Este viernes, al día siguiente de regresar a Washington para enfrentare al peligro del abismo fiscal, Obama se reunió con los cuatro principales líderes del Congreso, es decir, el líder de la mayoría demócrata en el Senado, Harry Reid, y de la republicana en la Cámara de Representantes John Boehner, así como los dos representantes de la minoría,el demócrata Mitchell McConnell en el Senado y la republicana Nancy Pelosi en la Cámara.

Después de esta reunión, Obama habló con los medios informativos y les planteó nuevamente la urgencia de hallar una nueva solución y de su esperanza de que los legisladores forjen un compromiso. En aquellos momentos, los miembros de la Cámara de Representantes no se hallaban en sesión legislativa y no tenían previsto regresar hasta el domingo, pero entonces pueden verse obligados a proseguir sus debates hasta el día 2 de enero, cuando expira la etapa legislativa actual.

En sus declaraciones, explicó que, de no llegar a un compromiso, el líder de la mayoría demócrata en el Senado tiene el encargo personal de Obama de presentar a votación una ley con una solución urgente, que consistiría en mantener el nivel de impuestos actual a quienes ganan menos de 250.000 dólares, lo que es la mayoría de los norteamericanos, mantener el seguro de desempleo y aplazar hasta el año pr´xoimo los recortes en el gasto público.

Ante la perspectiva del abismo fiscal, que preocupa a los economistas y ha producido ya reacciones de pánico en las bolsas, la propuesta de o ama puede parecer una solución pero significa exactamente lo mismo que propuso a los republicanos y fue rechazado. Ahora, sin embargo, ante la amenaza del abismo fiscal cada vez más próximo, es muy posible que la ley sea aprobada con el apoyo de todos los demócratas y un puñado de republicanos.

Al memo tiempo, los casi dos meses de debate han servido para debilitar a los republicanos. En parte, por las divisiones que estae debate fiscal ha provocado en el seno del partido y en parte también porque ha logrado presentar ante el público a los republicanos como un partido al servicio de los intereses del pequeño sector de la población que gana más de 250.000 dólares y como una amenaza para el bienestar personal de la población.

El gran interrogantes es cuán dañadas quedar´sus relaciones con la oposición republicana y la dificultad que este daño puede provocar en la estirón de gobierno durante los próximos años. Si los republicanos se sienten excesivamente presionados y hay un gran resentimiento, es probable que entorpezcan todas las iniciativas presidenciales y que el segundo mandato de Obama sea poco productivo pues resulta muy difícil promover las iniciativas sin apoyo de los dos partidos.
Este foro se ha cerrado
Comentarios
     
No hay comentarios en este foro. Anímese a escribir el primero.