viernes, noviembre 21, 2014, 9:54 pm

El Mundo

IKEA no utilizó mano de obra esclava en Cuba, pero sí en la RDA

Un extenso informe de IKEA señala que en Alemania del Este se emplearon presos políticos, y piden por ello disculpa, en Cuba se hicieron muestras de baja calidad.

Tienda de IKEA
Tienda de IKEA
Martinoticias.com
El proceso de investigación duró varios meses y precisó de la revisión de miles de documentos y materiales archivados, con el propósito de conocer el alcance de los contactos de IKEA en negocios anteriores con el régimen de los Castro y con las autoridades de la entonces República Democrática Alemana (RDA).

Según el informe de IKEA no se encontraron pruebas de que los productos de IKEA fueran fabricados con mano de obra forzada en Cuba, ni la compañía tenía conocimiento del empleo de presos políticos en cualquier etapa del proceso de fabricación.

El estudio también reveló que la relación de negocio de IKEA con la dictadura de Castro fue de corta duración, con la producción de sólo 71 juegos de sala, muestras que finalmente no cumplieron las normas de calidad. Uno de los juegos de sofás fue enviado a Alemania Oriental para inspección de asociados de la empresa.

Un comunicado de la compañía afirma que "El Grupo IKEA nunca ha tenido relaciones comerciales a largo plazo con los proveedores en Cuba. La investigación confirma que sólo se adquirió una cantidad limitada de productos de prueba, pero esa compra se detuvo, ya que no cumplían con los estándares de calidad. No hay evidencia de que el Grupo IKEA recibiera otros productos de Cuba".

En el caso de la RDA las relaciones si fueron más profundas y la compañia pidió disculpas a los germanos por la utilización de reclusos, especificando presos políticos, en la elaboración de muebles.
 
El congresista cubanoamericano Mario Díaz-Balart declaró en nota de prensa que la corporación multinacional holandesa de origen sueco IKEA, resultó inocente de las acusaciones de acordar con el régimen cubano la utilización de mano de obra esclava para fabricar muebles. Díaz-Balart  felicitó “la seria investigación de IKEA sobre sus contactos pasados con la brutal y opresiva dictadura de Castro” e incitó a otros negocios que han tenido “vergonzosas relaciones de negocios ” a enfrentar la verdad en lugar de enterrarla.

Su colega Ileana Ros Lehtinen declaró en comunicado de prensa estar satisfecha con la investigación de IKEA; donde se determinó que "sólo unas pocas muestras fueron fabricados en Cuba, que no cumplía con las especificaciones d e control de calidad, lo que resulta en la empresa comercial a fin sin un contrato con el régimen cubano".
Este foro se ha cerrado
Comentarios
     
No hay comentarios en este foro. Anímese a escribir el primero.

Libertad de Prensa