miércoles, abril 23, 2014, 8:24 am

Opiniones / Blogs cubanos

Sin higiene ni acera

En la esquina de Freyre de Andrade y Juan Delgado, en la Víbora; más bien parecía una coordillera de inmundicias, cuando enviaron una excavadora frontal, para cargarla.

Foto tomada por Rosa María Rodríguez Habana CubaFoto tomada por Rosa María Rodríguez Habana Cuba
x
Foto tomada por Rosa María Rodríguez Habana Cuba
Foto tomada por Rosa María Rodríguez Habana Cuba
Tamaño del texto - +
La acumulación de residuos en las esquinas desborda los contenedores de basura en el municipio de Diez de Octubre y otros de La Habana durante días, pues en muchas ocasiones los camiones que deben recogerla no pasan. Como es natural, después vienen los vectores a buscar comida, con su repulsiva presencia y amenaza de transmisión de enfermedades.

Varias lomas de desperdicios flanqueaban el depósito de desechos en la esquina de Freyre de Andrade y Juan Delgado, en la Víbora; más bien parecía una coordillera de inmundicias, cuando enviaron una excavadora frontal, con un par de dientes —cual un tenedor gigante de carroña— para cargarla.

Me resultó increíble ver las caras de alivio de un grupo de vecinos que se reunieron en torno al aparato y al camión de volteo que transportaría los residuos. También los trabajadores de la farmacia que está al frente, los del puesto que está al lado y la bodega ubicada en la esquina transversal, mostraban conformidad con el acto. Comprendo que tal suciedad y fetidez los tenía hartos.

Me dirigí a varios de ellos y en tono bajo les hablé de las dos veces que vinieron a llevarse los desperdicios con anterioridad, de cómo redujeron la acera con las pezuñas de hierro e hicieron un hueco en donde estaba el parterre. La depresión es notoria. Los conminé a que recogiéramos firmas para elevar un documento a Comunales y a otras entidades del partido y el gobierno municipales y fue como si hubiera atomizado un repelente. La aglomeración se dispersó en pocos segundos.

Arrancaron la pala y los operarios hicieron su trabajo con la enorme mano mecánica, que se llevó con la basura gran parte de la acera y dejó un espacio tan estrecho como un rail de cemento para que transiten las personas. Entre la peste recurrente y el equilibrio que hay que tener para pasar por ahí, mejor me pongo una matrícula (chapa) en el trasero y camino por la agujereada calle.

Publicado en el blog larosadescalza el 26 de diciembre de 2012
Este foro se ha cerrado
Orden de los comentarios
Comentarios
     
por:: Kathy De:: Miami, Florida
diciembre 27, 2012 11:47
Asi mismo es: La gente prefiere vivir en el inmundicia que alzar su voz para reportarla.
Hasta cuando el miedo?