sábado, noviembre 01, 2014, 7:43 am

El Mundo

Morsi sale del palacio presidencial en medio de protestas

Los alrededores del palacio presidencial está ocupado por los manifestantes, pues la policía antidisturbios usó gases lacrimógenos para de dispersarlos, sin éxito, y luego se retiró.

Manifiestantes en los alrededores del Palacio Presidencial en El Cairo, Egipto, el martes 4 de diciembre de 2012.
Manifiestantes en los alrededores del Palacio Presidencial en El Cairo, Egipto, el martes 4 de diciembre de 2012.
Agencias
Decenas de miles de opositores al jefe de Estado egipcio Mohamed Morsi rodearon el martes por la noche el palacio presidencial en El Cairo para exigirle que retire un decreto con el cual amplió considerablemente sus poderes y que provocó una profunda crisis en el país.
     
Los manifestantes, muchos de los cuales forman parte de grupos laicos y de izquierda, pudieron acercarse al palacio después de haber cortado las alambradas que protegían el edificio.
     
La policía antidisturbios usó gases lacrimógenos para tratar de dispersarlos, sin éxito, y luego se retiró.
     
Una fuente de la presidencia indicó a la AFP que el presidente Morsi no se encontraba en el palacio. Un responsable de la seguridad afirmó que "el presidente de la república abandonó el palacio de Itihadiya a la hora prevista al finalizar sus citas oficiales".
     
Un vídeo colgado en internet por la red de información alternativa egipcia Raasd muestra a un convoy que abandona el palacio bajo la protección de la policía antidisturbios mientras que manifestantes gritan "cobarde" y "vete".
     
A principios de la noche, el número de manifestantes disminuyó. Muchas personas abandonaron el lugar o indicaron querer replegarse en la plaza Tahrir, en el centro de la ciudad, ocupada por militantes antiMursi.
     
Pero en la plaza Tahrir un portavoz de una coalición de partidos y movimientos de oposición, el Frente del Saludo Nacional, llamó a una sentada alrededor del palacio presidencial y a acciones similares en el resto del país.
     
Egipto vive una profunda crisis política desde el decreto del 22 de noviembre, con el que Mohamed Morsi, primer presidente islamista del país, amplió sus poderes y blindó sus decisiones y la comisión que redacta la nueva Constitución ante cualquier intervención de la justicia.
     
Los detractores del proyecto de nueva Constitución, adoptado a marchas forzadas por una instancia dominada por los islamistas, aseguran que no protege derechos fundamentales como la libertad de expresión y temen que abra la puerta a una aplicación más estricta de la ley islámica.
    
El martes, algunas personas que manifestaron ante el palacio presidencial en el barrio de Heliópolis, en la periferia del El Cairo, trataron de escalar las paredes del edificio pero otras se lo impidieron.
     
Los manifestantes gritaban eslóganes como "¡Lárgate!" o "El pueblo quiere la caída del régimen", los mismos que se oyeron en la revuelta que derrocó a Hosni Murabak a principios de 2011.
     
Muchos de los manifestantes, que agitaban banderas egipcias, acusan a los Hermanos Musulmanes, a los que pertenece Mursi, de haber "vendido la revolución".
     
Estados Unidos pidió a los manifestantes que expresen "sus opiniones pacíficamente" y que se les dé "espacio para protestar", indicó Mark Toner, portavoz del Departamento de Estado.
     
Opositores al presidente también se concentraron en Alejandría (norte) y en las ciudades de Sohag y Minya (centro).
Este foro se ha cerrado
Comentarios
     
No hay comentarios en este foro. Anímese a escribir el primero.

Libertad de Prensa