jueves, abril 17, 2014, 4:23 am

El Mundo

Termina cumbre de la UE que aplaza decisiones al 2014

El jefe del gobierno italiano, Mario Monti, recibió implícitamente el apoyo de los líderes europeos para que se presente a las legislativas italianas de febrero de 2013.

El presidente de la Comisión Europea José Manuel Barroso habla durante una conferencia de prensa.
El presidente de la Comisión Europea José Manuel Barroso habla durante una conferencia de prensa.
Tamaño del texto - +
Agencias
Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea cerraron este viernes el año con la promesa de una nueva hoja de ruta para reforzar la unión económica y monetaria pero aplazaron las decisiones hasta 2014, al final de una semana en la que pusieron la primera piedra de la futura unión bancaria y desbloquearon un tramo de ayuda para Grecia.

El jueves de madrugada, tras varias horas de negociaciones, la 27 países de la Unión encargaron al presidente del Consejo, Herman Van Rompuy, que prepare un nuevo calendario para junio de 2013, menos ambicioso del que él mismo había presentado antes de la reunión.

Entre las propuestas de Van Rompuy estaban los llamados "acuerdos bilaterales" que permiten a los países recibir ayuda financiera de las instituciones europeas a cambio de reformas estructurales.

Sin embargo, la jefa del gobierno alemán, Angela Merkel, advirtió que esos contratos tendrán un "presupuesto muy limitado (...) de 10.000, 15.000 o 20.000 millones de euros" como máximo.

De las ambiciosas propuestas de Van Rompuy antes de la cumbre, los 27 también descartaron la idea de definir un calendario concreto más allá de 2014 para crear una "capacidad presupuestaria", el embrión de un futuro presupuesto europeo.

Los líderes europeos rebajaron las ambiciones del presidente del Consejo y se limitaron a pedir que presente, en junio de 2013, "posibles medidas y un calendario". Las grandes decisiones quedan así relegadas hasta 2014, tras las elecciones europeas y alemanas.

España, que aspiraba a concretar la creación de fondos anticrisis, una opción rechazada por Alemania, valoró sin embargo positivamente el primer día la cumbre y el presidente del gobierno Mariano Rajoy prometió que seguiría "dando batalla" y subrayó la "irreversibilidad del euro".

Rajoy también aseguró que España no tiene ninguna necesidad inmediata que la obligue a pedir un rescate global de su economía para enfrentar la crisis de la deuda.

El aplazamiento hasta 2014 de las decisiones para reforzar la Unión Económica supone una cierta decepció tras una semana en que se tomaron dos decisiones importantes para Europa.

La primera, la creación, tras arduas negociaciones, de un supervisor bancario único para la zona euro, el primer paso para una unión bancaria destinada a "romper el vínculo entre bancos y estados", uno de los objetivos inscritos en la propuesta de Van Rompuy.


La segunda, el desbloqueo de un tramo de ayuda a Grecia de 49.100 millones de euros, congelado desde hacía meses. "La posibilidad de una salida de Grecia de la zona euro está muerta. Los sacrificios del pueblo griego no fueron en vano", sentenció el primer ministro griego, Antonis Samaras.

En el terreno político, uno de los protagonistas de la cumbre fue el jefe del gobierno italiano, Mario Monti, que recibió implícitamente el apoyo de los líderes europeos para que se presente a las legislativas italianas de febrero de 2013.

Los líderes europeos están inquietos por la inestabilidad política en el país y la posible candidatura de Silvio Berlusconi, que dejó el poder hace un año, aunque 'Il Cavaliere' aseguró el jueves que no se presentará si Monti es candidato.
Este foro se ha cerrado
Comentarios
     
No hay comentarios en este foro. Anímese a escribir el primero.