viernes, agosto 01, 2014, 1:45 am

Estados Unidos

Miami demócrata

Miami tienen gran pujanza en materia de cultura, arte, desde su feria del libro, Art Basel, música, iteratura, logosfera, e innovadores conceptos de convivencia ciudadana.

El departamento de Elecciones de Miami, Florida (EE.UU.) el martes 6 de noviembre de 2012.
El departamento de Elecciones de Miami, Florida (EE.UU.) el martes 6 de noviembre de 2012.
Esta vez como nunca antes, el voto de los cubanos fue decisivo en Florida para que ganasen los Demócratas.

La ciudad de Miami hace tiempo que es lo opuesto a lo que debió su fama, aquella sociedad donde lo cultural no interesaba gran cosa, donde el exilio cubano era monolítico, donde ni una brizna de disidencia con las posturas oficiales u oficiosas del primer exilio era bienvenida, una Miami que aunque en lo económico y en lo legal en general poseía la misma libertad que en el resto del país, en lo referente a la política hacia Cuba y al voto a la presidencia de los EEUU era sofocantemente homogénea e injerencial.

Durante el poco tiempo que pude disfrutar de esa magnifica ciudad casi concebida por cubanos, pude comprobar que es un sitio con una gran pujanza en materia de cultura, en interés por el arte, desde su feria del libro, pasando por su feria de Art Basel y siguiendo por las diversas manifestaciones, en música, en plástica, en literatura, en blogosfera, en innovadores conceptos de convivencia ciudadana.

Y más que nada lo aprecié en la profundidad del discurso político, el nutrido y bien compartimentado aporte de las diferentes generaciones de cubanos, han construido algo único, digno de estudio sociológico para entender posibles "Babel" de clases sociales en la Cuba venidera, y en el mundo en vías de desarrollo en general.

En unas cuantas tardes pude participar de discusiones entre la generación del '60 fundamentalmente de derechas, sin embargo muy habituados ya, luego de 50 años al ejercicio democrático, a la tolerancia de otros puntos de vista, con emigrados de los '70, y con otros, ya de mi generación arribados a la ciudad fetiche objeto del deseo colectivo cubano en los años '90.

Dirimiendo de una manera profunda sus divergencias y sus acuerdos, sin que mediase el antagonismo socio económico, que les evitó la situación de exiliados, de formar parte de un mismo bando, de considerarse víctimas de un mismo enemigo.

No conozco las últimas oleadas, sobre las cuales aborrezco la acusación que sobre ellos pesa de no saber hablar, escribir, posteriores incluso a los que ostentan la particularidad de no portar un nombre de pila que no empiece por "Y".  Y si bien estoy informado acerca de su nulo interés por la acumulación de bagaje cultural, de conocimientos académicos, todo sea dicho: en un país que consiguió devaluar el beneficio del saber hasta situarlo en los subsuelos, muy por debajo de la categoría de camarero de cafetería en divisas, cajero de hotel, o taxista, tampoco es menos cierto que esos muchachos llevan la última voz de la conciencia revolucionaria, son el producto que quedó, el verdadero resultado del experimento.

En su fuero interno, inconsciente, comprenden y contienen tanto al primer intelectual exiliado de la isla, como al de los setentas y al de los noventas así como a todos los demás que fueron expulsados  por el proyecto revolucionario, y aunque lo parezcan casi proverbialmente, no son incultos absolutos, sino portadores de una gran identidad cultural gestada en el descarte de lo inviable, poseedores de gran inteligencia colectiva y práctica, y portadores de una importante cultura alternativa en un inicio, que rápidamente a la vista de los resultados se afianzó como la cultura del éxito, del poder.

La más desprovista de modos y modismos alejados de cualquier forma de erudición, tajantemente desaprobados por todas las manera previas de entender la identidad e idiosincrasia cultural.

Miami tiene la particularidad y la ventaja de contener del mismo lado, a las distintas partes que en un supuesto hábitat natural, se disputarían el dominio, pelearían por alienar al prójimo, por suprimirlo.

A menudo pienso en lo que era esa ciudad en el año 1959 y lo que es hoy en contraste con lo que ocurrió en La Habana durante el mismo período y me pregunto en términos maniqueos, quienes han sido los verdaderos constructores de la nueva sociedad y quienes la escoria, en todo sentido.

El poli cromatismo del exilio cubano de hoy, de sus inclinaciones culturales, humanistas, filosóficas, entre otras debe las razones de sus diferencias a las distintas desventuras, a los caprichos cambiantes con que a lo largo de más de cincuenta años de Revolución, sus dirigentes con una incoherencia política económica e  ideológica proverbial han sumido en la abulia a la población, provocando un amplio espectro de posiciones disidentes, de motivos para el desacuerdo, que en una buena parte nada tienen en común entre sí, más allá del rechazo a la pésimamente mal llamada Revolución.

Del mismo modo hoy no monopoliza el interés del público y los empresarios norteamericanos una única política hacia Cuba, ni siquiera en el de los políticos y las instituciones que clásicamente fueron partidarios de las posiciones más radicales de enfrentamiento y bloqueo.

Tanto entre los demócratas como en algunos republicanos hace ya un tiempo empezó a anidar la idea, de que es mejor desembarcar con empresas que prohibirlas, de esa manera, tras insistir en la misma infructuosa vía durante medio siglo y empezar a probar un nuevo camino para llegar a los viejas metas políticas, junto a la dirigencia cubana y bajo la premisa de que "a nadie le amarga un dulce", probablemente hayan arribado a la idea de que no hay nada reprochable en ir haciendo algo de caja mientras se concretan objetivos.
Este foro se ha cerrado
Comentarios
     
No hay comentarios en este foro. Anímese a escribir el primero.
Su JavaScript está apagado o tal vez está usando una versión vieja de Adobe's Flash Player. Obtenga una versión actualizada de Flash player.
Exitoso negocio de postres cubanos en Miamii
X
julio 03, 2014
Julio 3| Primero fue un flan considerado por muchos el mejor de Miami. En la actualidad sus creadores están considerados los reyes del negocio de los postres cubanos. Gina Barroso.
Video

Video Exitoso negocio de postres cubanos en Miami

Julio 3| Primero fue un flan considerado por muchos el mejor de Miami. En la actualidad sus creadores están considerados los reyes del negocio de los postres cubanos. Gina Barroso.

Otros artículos

Argentina niega default y caen los mercados en Buenos Aires

Argentina quedó en condición de "default técnico" tras fracasar las negociaciones para un acuerdo con los acreedores de fondos de cobertura estadounidenses.
Más

Audio Cuba: mecanismos ausentes en la ley de inversión extranjera

La ley No. 118 para la inversión extranjera es para paliar la situación económica que tiene el país, y no pensada para los cubanos de la isla.
Más

Tregua de 72 entre Israel y Hamas

EE UU y la ONU recibieron garantías de que todas las partes en el conflicto de Gaza habían acordado un cese al fuego incondicional.
Más

Henrique Capriles pide reorganización de oposición venezolana

El gobernador del estado de Mirando dice no descartar una reorganización y un reagrupamiento de las fuerzas de la posición venezolana tras la renuncia del secreatario de la MUD, Ramón Aveledo.
Más

Escuelas cubanas esperan por internet

Vivir de espaldas a internet condena a la economía y a los profesionales cubanos a competir en notable desventaja. El gobierno machaca con los mismos argumentos desde hace 20 años.
Más

Video Bahamas: se complica juicio a militares acusados de golpear a cubanos

El juicio parece entrar ahora en otro punto muerto luego de ocho meses del comienzo, y el veredicto final podría emitirse no antes de noviembre o diciembre.
Más