miércoles, agosto 20, 2014, 4:25 pm

Opiniones / Blogs cubanos

Crónica roja: invisible en los medios de Cuba

Pasan por alto que en la era de tecnologías de la información es muy fácil, barato y rápido difundir fotos y hechos, sea una muerte violenta o un accidente de tráfico.

Cubano leyendo el Juventud RebeldeCubano leyendo el Juventud Rebelde
x
Cubano leyendo el Juventud Rebelde
Cubano leyendo el Juventud Rebelde
Hace unos días, en la barriada de Mantilla, al sur de La Habana, una madre enloqueció y asesinó a sus dos hijos. La mujer se encuentra detenida en la Unidad Territorial del Departamento Técnico de Investigaciones (DTI), ubicada en la Avenida Acosta, municipio 10 de Octubre.

La prensa estatal, única autorizada a publicar noticias en Cuba, no ha escrito una línea. Quien si lo reportó fue la abogada y periodista independiente Laritza Diversent.  También con cierta frecuencia dentro del país circulan fotos de crímenes aberrantes. La isla no es un sitio donde abunden los casos de asesinatos.

Pero suceden. Al igual que aumentan en flecha las agresiones y mutilaciones con arma blanca, sobre todo entre jóvenes. O las violaciones sexuales.

Es una política editorial de los medios oficiales no ofrecer detalles acerca de esos temas. En contadas ocasiones, el Ministerio del Interior ha publicado notas dando a conocer la captura de algún delincuente peligroso.

A falta de datos oficiales, en el barrio o pueblo donde acontece un crimen, circulan rumores, exageraciones y hasta mentiras sobre lo ocurrido. En las sobremesas, muchas familias suelen comentar sucesos sangrientos, lo que provoca que cunda ese pánico que la prensa oficial quiere evitar al no reportarlo.

Los mandarines ideológicos que controlan con mano de hierro los medios, pasan por alto que en la era de tecnologías de la información es muy fácil, barato y rápido difundir fotos y hechos, sea una muerte violenta o un accidente de tráfico.

Cuando hace tres años, en enero de 2010, a causa de malos tratos fallecieron 27 pacientes del hospital psiquiátrico de Mazorra, a tiro de piedra del aeropuerto internacional José Martí, la noticia fue difundida al mundo por el periodista independiente Roberto de Jesús Guerra, director de Hablemos Press.

Poco después, cientos de imágenes, evidentemente sacadas de archivos policiales, circularon por internet. Así ha sucedido con casos de asesinatos, detenidos por corrupción, estafadores o depredadores sexuales.

Un periódico o canal televisivo puede abrogarse el derecho de no publicar noticias rojas, amarillistas o sensacionalistas que consideren una intromisión a la vida privada de una persona. Es discutible, por ejemplo, la política editorial del diario español El País, que no publica sobre boxeo o corridas de toro. 

De cualquier manera, los dueños de los medios de comunicación ejercen ese derecho. Otros hacen todo lo contrario. Y en el mundo occidental abunda la tele  basura y toda clase de chismes y comentarios cargados de morbo.

En Cuba, la pacata prensa que no reporta los asesinatos ocurridos dentro de su país, se da banquete publicando en primera plana la muerte de un chico negro en la Florida o la matanza ocurrida en Newtown, Connecticut.

Muy circunspectos, sesudos criollos reflexionan sobre la decadencia de la sociedad estadounidense, la gran cantidad de armas de alto calibre existente en los estados de la Unión y los efectos nocivos entre los jóvenes de videojuegos, filmes y seriales televisivos violentos.

También se publican notas de las matanzas en esa descarnada guerra que sostienen narcos y paramilitares en México. La crónica roja ocurrida en naciones consideradas 'no amigas' por el régimen sí se difunde en la isla. 

De la brutal violencia de Venezuela, donde Caracas tiene el índice de criminalidad más alto del planeta, por supuesto, no se emite ni una línea. Hugo Chávez y los hermanos Castro han montada una alianza ideológica y económica muy particular.

Ahora mismo, el estado de salud del presidente venezolano se maneja con  absoluto secreto. Los cubanos no sabemos qué tipo de cáncer padece el mandatario. Los partes médicos parecen jeroglíficos. El misterio y absoluto control noticioso sobre su salud es casi perfecto. Dentro de Cuba no circulan noticias dignas de crédito que aclaren o abunden sobre el estado real del bolivariano.

De lo que sí se habla, y mucho, es del aumento de los casos de sangre y de las bandas juveniles que bajo los efectos de sicotrópicos y drogas se dedican a robos violentos. O de los sucesos de administradores detenidos por corrupción.

Debido al control monolítico del Estado sobre la información, en Cuba el valor de un teléfono móvil con cámara fotográfica o una memoria flash se multiplica por diez. Y es lo que está ocurriendo. Muchos ciudadanos de a pie están haciendo público ese tipo de sucesos. Mientras, los medios oficiales los siguen manteniendo invisibles.

Iván García Quintero

ivangquintero+yahoo.es

Nació en La Habana, el 15 de agosto de 1965. Hijo de la periodista Tania Quintero Antúnez y del abogado, ya fallecido, Rafael García Himely. Después de pasar el servicio militar, no concluyó la enseñanza preuniversitaria, dedicándose a los más variados oficios, desde ayudante en una imprenta y aprendiz de plomería, hasta asistente de programas en la Redacción de Programas Especiales de la Televisión Cubana. En 1995 logró su sueño de incorporarse a una profesión que no le era ajena, el periodismo. Ese año fue admitido en Cuba Press, agencia de periodismo independiente fundada por el poeta y escritor Raúl Rivero el 23 de septiembre de 1995. Su gran afición por los deportes le permitió crear la sección Minideportivas de Cuba Press, única en el incipiente periodismo independiente cubano. A su formación autodidacta contribuyeron los talleres de prensa impartidos por Raúl Rivero, y lecturas como El Libro de Estilo de El País; manuales de la agencia EFE; publicaciones del Programa Latinoamericano de Periodismo de la Universidad Internacional de la Florida y la revistas Veja y Newsweek en Español, entre otros. Cuatro años antes de comenzar a escribir como periodista independiente, en marzo de 1991, estuvo dos semanas detenido en Villa Marista, cuartel general del Departamento de Seguridad del Estado, acusado de "propaganda enemiga". No fue enjuiciado, pero a partir de ese año, por cualquier motivo era detenido, la última vez, el 22 de octubre de 2008, según relatara en Estado de sitio. Ha sido colaborador de Encuentro en la Red, la Revista Hispano Cubana y la web de la Sociedad Interamericana de Prensa. Fue miembro de la Sociedad de Periodismo Manuel Márquez Sterling, creada en 2001 y dirigida por Ricardo González Alfonso, condenado a 20 años de prisión en abril de 2003 y excarcelado y desterrado a España en julio de 2010. A partir del 28 de enero de 2009 empezó a escribir en Desde La Habana, su primer blog. Desde octubre de 2009 es colaborador del periódico El Mundo/América y desde febrero de 2011 también publica en Diario de Cuba. Tiene esposa y una hija, nacida el 3 de febrero de 2003.
El blog de Iván García y sus amigos
Este foro se ha cerrado
Orden de los comentarios
Comentarios
     
por:: jose acosta De:: usa
enero 11, 2013 20:28
...Querido Compañero Ivan,,,en el Comunismo no existen la "lacras sociales".. que identifican al Capitalismo...la unica "cronica roja" digna de reflejar son los logros del Socialismo...y ese es el cuento que repiten hasta el cansancio..pedirles que cambien seria como "un escotoma "....sin futuro informativo...