sábado, octubre 25, 2014, 8:20 pm

Opiniones / Blogs cubanos

Guía para el consumidor

Vista de una libreta de racionamiento, símbolo de la escasez de alimentos y las dificultades económicas en Cuba
Vista de una libreta de racionamiento, símbolo de la escasez de alimentos y las dificultades económicas en Cuba
La patata o papa, como se conoce en Cuba, es un tubérculo comestible. El diccionario Encarta explica: "La patata es un alimento básico en casi todos los países del mundo". Pero en estos momentos en Cuba se ha convertido prácticamente en una planta exótica, porque su cosecha no se ve por ningún lugar.

La papa fue retirada hace unos años de la venta normada, al igual que el chícharo; la pusieron en venta libre -así le llaman los cubanos, en su afán de libertades-, al precio de un peso la libra. Pero al igual que sucede siempre que hay escasez, aumenta el valor de los productos, y en estos momentos -si la encuentra- un cartucho con 5 libras le costará un cuc.

Fuera de los agros mercados no estatales, podrá encontrar alguien que le venda un saco de 25 libras por 5 cuc y que incluso se la ponga dentro del maletero de su auto, unas cuadras después del local de venta. Este tipo de revendedores tienen como objetivos a clientes extranjeros, los choferes y sirvientes de diplomáticos que van de compras y a los autos con chapa roja, lo que implica que son arrendados a turistas y que en muchas ocasiones sus choferes son miembros de la comunidad cubana en el extranjero que vienen de visita al país.

Otro producto comestible deficitario en la actualidad es el huevo. Este alimento es muy socorrido para resolver las dificultades diarias de la mesa del cubano y es uno de los aportes proteicos que tienen los niños, pues con él se preparan varios platos. Regularmente se puede comer salcochado, frito, en revoltillo o en tortilla. Dentro de un pedazo de pan, sirve para sostener toda una jornada de trabajo o de estudios.

Aunque aún se mantiene normado –con dos precios- por la libreta de racionamiento se pueden adquirir 5 unidades a 15 centavos de cup, mensualmente y adicionalmente otras 5 a un costo de 90 centavos (cup) cada una. También en algunos lugares estatales, habilitados en particular para ello, hay venta liberada a 1.50 cup el huevo. Y como es lógico en las llamadas "shoppings" (tiendas en divisas cubanas) un cartón con 30 unidades cuesta 3.60 cuc.

Alimentos a altos preciosAlimentos a altos precios
x
Alimentos a altos precios
Alimentos a altos precios
Como puede apreciarse, el propio Estado tiene diversidad de precios para una misma mercancía, lo que hace que los especuladores puedan salir a la calle y poner valor agregado a lo que van a vender; es por eso que en la bolsa negra o mercado subterráneo un huevo puede valer entre 2 y 5 cup, en dependencia del día, del mes y del municipio.

Por ejemplo, el domingo 20 de enero, en Centro Habana, los pregones de venta de huevo eran a un precio de 5 cup, debido a que por dos semanas completas no se había vendido de forma liberada el producto en el mercado estatal, pero tampoco había sido recibido en los establecimientos que suministran los productos de la libreta de racionamiento.

Esto implica que para adquirir huevos extras hay que conocer en qué fecha le toca el abastecimiento a cada municipio para poder moverse de un lugar para otro en su búsqueda y captura.

Pero no son estos los dos únicos alimentos que el pueblo sigue, siempre hay alguno que se hace deficitario por épocas y ello implica una subida de precios. De forma general, la venta de productos agropecuarios en los establecimientos particulares es generalmente cara, pero no se puede acudir a los estatales por estar prácticamente vacíos, y sobre todo, por la poca calidad que tienen las mercancías que venden.

Puede decirse que para vivir en Cuba, el ciudadano promedio tiene que tener una guía de dónde comprar, cómo comprar y qué comprar cada día del año.

Publicado en Primavera Digital el 11 de febrero de 2013 por Martha Beatriz Roque
Este foro se ha cerrado
Comentarios
     
No hay comentarios en este foro. Anímese a escribir el primero.