sábado, noviembre 01, 2014, 4:18 am

Opiniones / Blogs cubanos

Los peligros de montarse en un botero

Los carros de la década del 50 perduran en La Habana. Los llaman almendrones y la mayoría funcionan como taxis.

“guardar el carro”“guardar el carro”
x
“guardar el carro”
“guardar el carro”
Sus choferes son trabajadores por cuenta propia que ofrecen sus servicios en diversas zonas de la ciudad. Algunas personas se quejan de la falta de confort y el peligro que les ha ocasionado montarse en estos carros llamados popularmente boteros.

Rosario, quien afirma que toma en días alternos estos carros para llegar a su trabajo, manifestó: "A mí me ha pasado de todo en los boteros, se me ha roto el pantalón debido a un muelle salido del asiento que el chofer no arregla, la ropa se me ha ensuciado. ¡Y qué decirte cuando llueve! En algunos no se puede ni subir la ventanilla. La verdad, cojo este tipo de carros porque no me queda más remedio".

Las quejas son muchas. Algunos carros están oxidados por dentro y ni siquiera se puede apoyar el brazo en las puertas. La música de reguetón que utilizan los choferes es un martirio. Algunas personas temen que el motor o los frenos, no estén en óptimas condiciones.

Alain, quien trabaja en el Vedado y para llegar a tiempo monta en carros de alquiler, dijo a Primavera Digital: "Es verdad que no nos queda más remedio que subirnos en un botero, antes de enfrentar dos horas en un parada para que la guagua llegue y no podamos subir, pero yo trato de tomar taxis que sean más modernos. Hay personas que botean en carros como Ladas o Moscovich y esos son los que yo prefiero".

El transporte urbano en la ciudad está cada vez peor y todo el que puede, opta por los carros de alquiler para poder llegar a tiempo a los lugares. Pero, ¡cuidado¡ Fíjese siempre donde se sienta o quien lleva al lado. Los boteros pueden ser su salvación o su desgracia.

Publicado en Primavera Digital el 12 de febrero del 2013
Este foro se ha cerrado
Orden de los comentarios
Comentarios
     
por:: Panfilo De:: Miami
febrero 15, 2013 09:30
Por eso Cuba debe ser libre de una vez y por todas, en cuanto esto suceda aqui hay muchas opciones para mejorar el transporte en la capital habanera:
1- Privatizar el transporte publico. ( cada terminal de omnibus que tenga un propietario o grupo de propietarios es decir una cooperativa de transporte.
2- Rol del estado? Regular y supervisar la seguridad en el transporte urbano sin poner trabas que afecten la calidad de los mismos y cobrar los impuestos.
3- Que los choferes tengan la opcion de financiar sus propios autobuses y afiliarlo con determinada ruta, para balancear la competencia.
4-Que se establezca progresivamente como estandar el instalarle aire acondicionado y camaras de seguridad a los buses y se limite la cantidad de pasajeros que pueden abordar el bus para garantizar el comfort de los usuarios.
5- Que los boteros o choferes de taxi tengan la opcion de financiar un auto usado o nuevo para ponerlo al sevicio de taxi y se establezca un codigo de colores para todos los taxis, como es aqui en Miami o New York.( que incluya en la parte exterior la tarifa incial + la milla adicional recorrida)
6-Que los propietarios de esos carros viejos tengan la posibilidad real y objetiva de poder acondicionarlos para el transporte de pasajeros o personal con todo el sumistro de piezas procedente de Estados Unidos y someterlos a inspeccion al menos cada dos anos , para cersiorase que no contaminan el medio ambiente ni constituyen un peligro a los usuarios de la via publica.
7- Que se establezcan tiendas de autoparts en todas las ciudades y ademas de eso yunkyards o placeres donde se vendan piezas de uso a precio mas bajo.
8- Por supuesto que los choferes tengan derecho a sindicalizarse y agruparse para defender sus intereses, aunque esto ultimo es un arma de doble filo, pues si no se tiene bien claro cual es la funcion de una Union pueden llevar a la quiebra a cualquier compania como sucedio aqui con PanAmerican.
Lo voy a dejar a ahi porque creo que este espacio no se puede hacer un tratado de como restaurar la economia de un pais post-comunista. Disculpen si me extendi mucho.