Enlaces de accesibilidad

Para lanzar el 3G, ETECSA espera el "OK" de los servicios técnicos de contrainteligencia


 Un hombre revende ilegalmente tarjetas de conexión a internet en La Habana (Cuba).

Un hombre revende ilegalmente tarjetas de conexión a internet en La Habana (Cuba).

Una fuente de la empresa de telecomunicaciones de Cuba asegura que todo está casi listo para que la nueva tecnología entre en funcionamiento este verano.

LA HABANA- Todo es premura en el proceso de introducir la tecnología 3G en la telefonía móvil. El apresuramiento tiene lugar en la única empresa de telecomunicaciones de Cuba, ETECSA, con capital de opacas sociedades anónimas y administrada por una junta militar que sustituyó sus toscas charreteras verde olivo por guayaberas importadas.

Llamémosle Eduardo. Un ingeniero con quince años de experiencia en la empresa cuenta sobre el progreso de los trabajos técnicos para poner a punto el 3G. Luego de beber con calma una taza de café fuerte y amargo, el ingeniero asegura: “Quizás antes de que comience el verano, ya estaría operativo el 3G a lo largo y ancho de la Isla”.

Cuando se le pregunta por una fecha específica da rodeos: “Te voy hablar de la parte técnica, que es mi esfera, y te puedo afirmar que están asegurados los recursos y el equipamiento para que el 3G comience a operar. Pero debemos esperar que nos den la voz de arriba (el régimen). ETECSA es un simple brazo del gobierno y la respuesta final la da el Consejo de Ministros”.

A la progresiva ampliación de internet en Cuba, le anteceden las garantías de que los servicios técnicos de contrainteligencia tengan una ventana eficiente para controlar el tráfico de datos de sus usuarios.

“Eso es elemental. Sin las debidas herramientas de ciberespionaje, la capacidad de hackear cuentas de clientes opositores y el control para censurar sitios contrarrevolucionarios o dañinos a la moral revolucionaria, no comienza a operar ningún servicio de ETECSA, sobre todo en internet, un espacio que el gobierno considera un Caballo de Troya. Por ejemplo, ahora mismo hay bloqueadas unas quince páginas webs consideradas antigubernamentales”, afirma Eduardo.

Y a continuación se refiere a las ventajas del 3G sobre su antecesor, el 2G: “Las diferencias son sustanciales. En los primeros años del siglo XXI, ETECSA hizo la conversión del desfasado TDMA, al GSM o 2G”. Con tono didáctico, el ingeniero ofrece más detalles:

“El 2G comenzó a operar en algunas países desarrollados en 1992 y supuso un salto de la telefonía móvil analógica a una totalmente digital. Es la tecnología que actualmente usamos. Con el 2G se comenzó a trasmitir datos y mensajes de texto. Técnicamente puede ofrecer velocidades de hasta 250Kb por segundo, pero solo contando con las mejores condiciones técnicas, que no es nuestro caso. En zonas rurales, donde las torres telefónicas están muy alejadas, la velocidad puede bajar hasta los 20Kb por segundo”.

Según el ingeniero cubano, la clave de un buen servicio y funcionamiento de las herramientas comunicacionales es tener una adecuada infraestructura tecnológica.

“El soporte que tenemos para sustentar el crecimiento inesperado en la telefonía móvil, internet y el uso del correo Nauta nos ha desbordado. El Nauta para móviles, donde no puedes acceder a internet, solo enviar y recibir emails, está colapsado. Tú no puedes brindar servicio a casi cuatro millones de usuarios de telefonía móvil con un equipamiento para dos millones que hace años no se modernizan”, acota Eduardo.

Lo ideal, piensa el ingeniero, es dedicar el 15 o 20% de las ganancias empresariales en divisas en nuevas inversiones (aunque el gobierno mantiene en secreto las cifras, las ganancias se calculan de 1,500 a 2 mil millones de dólares).

“Ninguna empresa de telecomunicaciones que se respete deja de invertir en su desarrollo. Pero el gobierno, del dinero que ingresamos al Estado, destina el monto que considera adecuado para priorizar diferentes programas de desarrollo. Por ejemplo, la ampliación de la telefonía fija está prácticamente parada. El dinero se dedica a internet, telefonía móvil y restringir los servicios de otras empresas foráneas como Cuballama o Skype para monopolizar las ganancias. El Estado solamente está enfocado en aquellos negocios que aporten divisas”, confiesa.

Los planes de expansión de internet en teléfonos móviles se han aplazado por diversas causas. Tania Velázquez, ejecutiva de ETECSA, en junio de 2013 aseguraba que para el verano de 2014 comenzaría a comercializarse internet por datos.

“Fue un papelazo, la empresa no estaba preparada para el salto. Si algo tienen los jefes en Cuba es que les gusta alardear. Es ahora que podemos brindar el servicio de 3G. Aunque con una capacidad que considero no es la ideal para el tráfico que podría tener. La tecnología es China, ZTE y Huawei, pero los chinos venden de acuerdo a lo que usted puede pagar. Y lo que estamos comprando no es lo mejor que ellos pueden ofrecer. Aunque en teoría el 3G puede funcionar hasta 20MB por segundo y se pueden descargar audiovisuales, en la práctica, en Cuba funcionará a 2MB y tengo mis dudas si con esa velocidad se podrá descargar de sitios como Vimeo o You Tube”, explica Eduardo.

Otro ingeniero de ETECSA piensa que varios miles de usuarios, que no tienen teléfonos inteligentes, desaprovecharán las ventajas del 3G. “Los teléfonos de última generación pueden trabajar indistintamente con 2G, 3G y LTE o 4G, y al menos medio millón de clientes tienen 'cacharritos' que serían inservibles con la nueva tecnología, aunque tengo entendido que la empresa mantendrá activo el servicio para 2G. Con el 3G se seguirá usando la frecuencia de 900MHz”.

Aída Puppo (i), de 71 años, habla en video conferencia con su hijo que vive desde hace 20 años en Estados Unidos, al aprovechar una señal de internet en una plaza de Centro Habana en marzo de 2016, en La Habana.

Aída Puppo (i), de 71 años, habla en video conferencia con su hijo que vive desde hace 20 años en Estados Unidos, al aprovechar una señal de internet en una plaza de Centro Habana en marzo de 2016, en La Habana.

Habaneros como Allien, dueño de un potente iPhone 7, cree que el 3G es beneficioso para todos, incluidos los que no tengan teléfonos tan novedosos. “Los usuarios de ETECSA salimos ganando. Pero luego la realidad puede ser otra. El problema, creo yo, es el ancho de banda. Y si la empresa está preparada para soportar el servicio de cuatro millones o más de usuarios, pues se debe tener en cuenta a los turistas y visitantes extranjeros. Con un servicio pésimo como el de ahora, los teléfonos inteligentes de última generación navegan a buena velocidad y son estables durante la conexión. Lo que ocurre es que en Cuba no todos pueden comprar un móvil de primera línea que no baja de 400 cuc”.

Diana, estudiante de preuniversitario, desconoce las ventajas o desventajas del 3G. “Desde hace siete años tengo un Samsung. Mientras me pueda comunicar por IMO con mi papá en Miami, cualquier cosa me viene bien. Lo que si no me viene bien son los precios: ETECSA debiera rebajar las tarifas de internet y de las llamadas telefónicas, que son de las más caras del mundo”.

El salario promedio en Cuba equivale a 26 dólares. Una hora de navegación de internet cuesta 1.50 cuc, alrededor de 2 dólares, y el minuto de telefonía fija local 0.35 centavos de peso convertible, unos 0.50 centavos de dólar.

Por lo general, los cubanos navegan por internet en zonas wifi, en parques y espacios abiertos, sin privacidad y con una conexión inestable, emplean móviles, tabletas o laptops y utilizan a la red de redes como una herramienta meramente comunicacional. Apenas se usa en investigaciones, informaciones, negocios o comercio electrónico.

Próximamente, ETECSA comenzará a vender teléfonos inteligentes de mediana calidad, entre 75 y 200 cuc. El 80% de los cubanos que actualmente tienen smartphones los han recibido de sus familiares en Estados Unidos, igual que las recargas telefónicas. Los dueños de teléfonos modernos serán los que podrán beneficiarse del 3G.

En cualquier revolución tecnológica, siempre hay ganadores y perdedores. Es el caso de Diego, un mendigo que hurga en los latones de basura en la parte antigua de La Habana. “Para qué yo quiero un teléfono inteligente, si ni quisiera tengo casa ni comida”. Para él, la nueva tecnología es como un mensaje en clave Morse.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG