Enlaces de accesibilidad

logo-print

EEUU preocupado por detenciones de Damas de Blanco


Damas de Blanco asisten a misa

Damas de Blanco asisten a misa

La portavoz del Departamento de Estado, Victoria Nuland, afirmó que esto pone “de relieve los persistentes abusos contra los derechos humanos en Cuba"

Estados Unidos dijo el lunes estar preocupado por las agresiones y detenciones el domingo de casi un centenar de activistas de las opositoras Damas de Blanco, y pidió a La Habana detener la "práctica cada vez más común" de estos arrestos "arbitrarios".

"Estamos muy preocupados por el uso reiterado del gobierno cubano de la detención arbitraria y la violencia para silenciar a sus críticos, perturbar congregaciones pacíficas e intimidad a la sociedad civil independiente", dijo la portavoz del Departamento de Estado, Victoria Nuland, en un comunicado.
La portavoz del Departamento de Estado, Victoria Nuland. EFE/Stf.

La portavoz del Departamento de Estado, Victoria Nuland. EFE/Stf.


Nuland dijo que según informaciones que maneja Washington, 94 miembros de las Damas de Blanco fueron golpeadas y detenidas el domingo, cuando realizaban su concentración semanal "para poner de relieve los persistentes abusos contra los derechos humanos en Cuba".

La agencia AFP señaló que la portavoz llamó al "gobierno de Cuba a poner fin a la práctica cada vez más común de detenciones arbitrarias y extrajudiciales".

Estados Unidos espera el día "en el que todos los cubanos puedan expresar sus ideas, se puedan reunir libremente y expresar sus opiniones pacíficamente", agregó Nuland.

El grupo Damas de Blanco, que recibió el Premio Sajarov del Parlamento Europeo en 2005, fue creado por esposas y familiares de 75 opositores detenidos en 2003, ya todos liberados.

El gobierno de Raúl Castro las acusa de ser parte de movimientos subversivos en la isla y las califica, al igual que al resto de la oposición, de "mercenarias" de Estados Unidos.

Las denuncias de Estados Unidos se producen una semana después de que se cumplieran tres años del arresto en Cuba del subcontratista estadounidense Alan Gross, que según Washington es el principal obstáculo a cualquier acercamiento con la isla comunista.

El gobierno de Barack Obama, que levantó algunas restricciones hacia la isla, exige la liberación inmediata y sin condiciones de Gross, condenado a 15 años de cárcel por distribuir material de comunicación a grupos civiles.

Washington dice que le preocupa el hecho de que Gross, de 63 años de edad, haya adelgazado más de 45 kilos y que su salud haya empeorado, pero las autoridades cubanas han replicado que el estado de salud del subcontratista es normal para una persona de su edad.

La Habana ha descartado cualquier gesto unilateral en este caso, sin que Washington considere a su vez las "preocupaciones humanitarias" con respecto a los cinco agentes cubanos detenidos en 1998 en Florida bajo cargos de espionaje, cuatro de los cuales siguen en la cárcel.

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG