Enlaces de accesibilidad

Estado exige impuestos a cuentapropistas cubanos pero desatiende sus reclamos


Una mesera posa mientras espera la llegada de clientes en un restaurante privado en La Habana.

Una mesera posa mientras espera la llegada de clientes en un restaurante privado en La Habana.

La actual campaña impositiva llega en momentos en que las autoridades de la isla anunciaran que el Presupuesto del 2017 prevé un crecimiento de los ingresos tributarios del orden del 4,5%.

Cuentapropistas cubanos declararon ingresos brutos por 5.100 millones de pesos en moneda nacional en el 2016, informó la Oficina Nacional de la Administración Tributaria (ONAT), un organismo que comenzó la actual campaña impositiva quejándose de “indisciplinas y conductas evasoras”.

El pago de impuestos provenientes del sector privado es clave para el Gobierno comunista, urgido como está de salir de la recesión económica en medio de un escenario internacional que no le favorece.

La paladar Davimart, de Trinidad, ha sido varias veces reconocida por el sitio TripAdvisor.

La paladar Davimart, de Trinidad, ha sido varias veces reconocida por el sitio TripAdvisor.

Los privados por su parte están obligados a cumplir sus compromisos tributarios y a la vez hacer frente a la falta de mercados mayoristas donde poder comprar insumos a precios razonables.

Según la vicejefa primera de la ONAT, Yoandra Cruz, el 55 por ciento de los contribuyentes subdeclaró el pasado año, mientras que más de 10.000 privados no presentaron la Declaración Jurada de sus ingresos en el 2015.

Las mayores indisciplinas, -dijo la funcionaria-, se presentan en las actividades de alimentos, servicios de la construcción y mantenimiento, transporte y arrendamiento de viviendas, habitaciones y espacios.

Este año unos 200.000 cubanos tendrán que pagar impuestos sobre los ingresos personales percibidos el pasado año, más de 170.000 de ellos son privados e incluyen también a artistas, creadores y empleados de empresas extranjeras radicadas en Cuba.

Un reporte de la edición online de El Economista de Cuba lanzó una alerta de las autoridades para la actual campaña.

“El contribuyente declara bajo juramento la veracidad de la información que consigna en el documento fiscal, y puede ser sancionado si no la presenta o si plasma en ella datos inexactos, incompletos o fradulentos”, dijo el medio citando a la jefa de la ONAT, Yamilé Pérez.

La fecha límite para cumplir con el pago de impuestos es el 29 de abril, pero cuentapropistas consultados por Martí Noticias dijeron que tienen previsto declarar antes del 28 de febrero, a fin de obtener una prometida rebaja del cinco por ciento.

“El año pasado ingresamos un millón de pesos y pagamos sobre los 250.000 pesos (…) Eso conllevó a que nos subieran los impuestos; este año pago más impuestos”, dijo a Martí Noticias David Alomá, dueño de la reconocida paladar Davidmart, de Trinidad.

“Lo novedoso este año es que sí nos consideran un 50 o 60 por ciento de gastos, que antes era solamente un 40 por ciento”, explicó. A la vez espera favorecerse de la reducción del 5 por ciento si paga antes del 28 de febrero.

La actual campaña llega poco después que la ministra de Finanzas y Precios, Lina Pedraza, anunciara que el Presupuesto del 2017 prevé un crecimiento de los ingresos tributarios del orden del 4,5%.

La funcionaria dijo también que a las empresas estatales, -que sí cuentan con mercados mayoristas-, se les reducirá la carga impositiva por concepto del impuesto a pagar por la utilización de la fuerza de trabajo.

Los privados están obligados a pagar precios minoristas para conseguir insumos.

Los privados están obligados a pagar precios minoristas para conseguir insumos.

“Imagínate tú, nosotros tenemos que comprar donde compra toda la población. Yo por ejemplo que vivo en Trinidad, un municipio muy turístico, que tiene un gran número de lugares como el mío del sector privado, bares, restaurantes, se dificulta todo, generalmente los líquidos se dificultan, las cervezas nacionales, los refrescos nacionales, a veces el agua porque comparamos donde compra todo el mundo”, dijo Alomá, dueño de Davidmart.

"Llega el queso, por ejemplo, y un municipio como Trinidad que le lleguen 50, 60 quesos ya no es posible (…) compramos a veces en municipios donde hay menos demanda de estos productos. Lo de los mercados sigue golpeando aquí”, concluyó.

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG