Enlaces de accesibilidad

logo-print

Obama se da un baño de multitudes

  • Agencias

Con asiento o sin él, bajo el frío y, en la mayoría de los casos, tras muchas horas de espera, a la salida del desfile se escuchaba entre la gente una frase común: "Mereció la pena".

Con asiento o sin él, bajo el frío y, en la mayoría de los casos, tras muchas horas de espera, a la salida del desfile se escuchaba entre la gente una frase común: "Mereció la pena".

Las bajas temperaturas no impidieron que cientos de miles de personas recorrieran el centro de Washington para participar en las celebraciones de la toma de posesión del mandatario

El sol se abrió paso entre las nubes en el desfile de investidura de Barack Obama, quien se dio un baño de multitudes en su camino a la Casa Blanca, junto a su esposa, Michelle, tras jurar el lunes como presidente de Estados Unidos por segunda vez.

Según describe la agencia Efe, miles de personas esperaron este lunes apostadas en las gradas que llevan instaladas desde hace semanas a lo largo de la Avenida Pensilvania, en Washington, para un desfile que comenzó con más de una hora de retraso.

Las bajas temperaturas no impidieron que cientos de miles de personas recorrieran el centro de Washington para participar en las celebraciones de la toma de posesión del mandatario, quien visiblemente entusiasmado hizo parte del recorrido a pie acompañado de su esposa Michelle para saludar a los asistentes.

Detrás de él hicieron aparición el vicepresidente, Joe Biden, y su esposa, Jill, quienes también recorrieron el paseo que separa el Congreso de la Casa Blanca, aunque, como los Obama, sólo hicieron una parte a pie.

Con marcha lenta y escoltados por una decena de agentes del servicio secreto que hicieron el recorrido andando a ambos lados del vehículo presidencial, comenzaron el trayecto durante el que fueron recibidos con gritos y consignas de apoyo.

El desfile fue la primera parte de las celebraciones programadas para el lunes en Washington después de la ceremonia pública de investidura que tuvo lugar por la mañana, aunque la oficial se celebró el domingo, 20 de enero, como marca la Constitución.

Más de ocho mil personas, entre bandas escolares, grupos de danza folk y unidades militares representando a un centenar de agrupaciones estuvieron presentes aportando música y color a esta jornada festiva.

El Ballet Folclórico de La Raza, la banda de la Asociación de gais y lesbianas de Saint Louis (Misuri), la Hispanic Dance Alliance, de Utah, y una maqueta del vehículo multipropósito Orion de la NASA, así como del robot explorador de Marte, "Curiosity", formaron parte del espectáculo.

En esta ocasión tampoco podía faltar una carroza dedicada al defensor de los derechos civiles, Martin Luther King, ya que este lunes se conmemoró a nivel nacional su legado.

Pese a los tres grados centígrados que hizo este lunes en Washington, durante este desfile no hizo tanto frío como en 2009, que registró tres grados bajo cero, ni tanto como en 1985, cuando tuvo que ser suspendido en la investidura de Ronald Reagan.

Pero con asiento o sin él, bajo el frío y, en la mayoría de los casos, tras muchas horas de espera, a la salida del desfile se escuchaba entre la gente una frase común: "Mereció la pena".
XS
SM
MD
LG