Enlaces de accesibilidad

Alejandro Castro prepara la isla para la mafia rusa


Alejandro (I) y Mariela (D), hijos de Raúl Castro.

Alejandro (I) y Mariela (D), hijos de Raúl Castro.

Llegó protegido por un séquito impresionante de militares encubiertos y confiables desconfiados.

El oscuro y empecinado escritor de fin de semana, Alejandro Castro Espín, a quien cariñosamente algunos apodan “Tres Meses”, porque ese es justo el tiempo que duran en libertad las víctimas de su mirada que, aunque torcida, y no perezosa, es tenebrosa. El cuentista aterrizó este viernes 26 de octubre en Moscú para presentar la primera edición en ruso de su libro “Imperio del terror seguridad trasnacional, antiterrorismo y crisis global”.

Llegó protegido por un séquito impresionante de militares encubiertos y confiables desconfiados. Es normal, no hay por qué criticar, en las obras de caballería no existe un hidalgo honorable que no tenga su escudero; lo preocupante es que, hablando de honor, el hijo de Raúl y Vilma no haya tenido la decencia de mencionar al verdadero autor de tan indigesta escritura. Se llama Juan Francisco Arias Fernández, pero le dicen Paquito, hasta hoy, es un fiel correligionario, poco atractivo, infiel marido, peor amigo, y con pretensiones linajudas.

El título del libraco es agotador, lo cutre se ha puesto de moda y rebuznar puede inspirar; pero mucho peor fue escuchar la monserga, que Alejandro se largó frente a una veintena de personas entre los que se encontraban el embajador cubano, ex asesores militares rusos, alumnos de postgrado en la academia de la diplomacia, periodistas, y otros tantos invitados interesados en seducir a quien actualmente es la persona más poderosa de la jerarquía social cubana.

La presentación del texto tuvo lugar en la “Casa del Libro” ubicada en Nueva Arbat, avenida que se hizo famosa porque en 1991 por ella marcharon los rusos para impedir que el país regresara al comunismo. Quizás por ello, fue todo un poema ver la cara de Alejandro cuando la presentadora, con especial sutileza dijo “Hace como 20 años nosotros comenzamos un proceso de cambio llamado Perestroika. El apellido del invitado de hoy tiene, para muchos rusos, significado especial”.

En el clímax de su intervención, el creído filósofo Castro Espín frunció el seño, alzó su voz, y con la vista en lontananza lanzó una frase fuera de todo parámetro, por estúpida, que quedara para la posteridad, dijo: “No hay mejor lugar para el lanzamiento de un libro, que una librería”. Aplaudieron, claro está, los comprometidos integrantes de la delegación cubana y, por imitación, los que no entendían español.

Escucharlo disertar sobre los temas actuales de la realidad cubana, nos da una medida cercana a lo alejado que se encuentra de ella. Para mí, hablaba de Suecia, Noruega o Finlandia.

Maestro de la cautela, Alejandro no accedió a responder la pregunta de qué escritores o qué libros son los de su preferencia. Eso es asunto privado, casi un secreto de estado. Pero eso sí, como decía mi abuela “Quienes quieren gobernar, se preparan para gobernar”; dejó claro que hace poco terminó una maestría en relaciones Internacionales.

Al terminar agradeció a quienes llamó compañeros, el grupo de solidaridad con Cuba, a los organizadores del evento, a los presentes, y se marcho.

Concluyó su apretada agenda de sábado en una oficina de Stolenshnikov Lane (una de las calles de tiendas de lujo más cara de toda Europa), conversando en ambiente muy ameno con un grupo de “inversionistas” que proponen convertir la isla en nuevo y atractivo destino para miembros de la mafia rusa.
  • 16x9 Image

    Juan Juan Almeida

    Licenciado en Ciencias Penales. Analista, escritor. Fue premiado en un concurso de cuentos cortos en Argentina. En el año 2009 publica “Memorias de un guerrillero desconocido cubano”, novela testimonio donde satiriza  la decadencia de la élite del poder en Cuba.

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG